Jefes y David Allen en “Ser feliz en Alaska” (Rafael Santandreu)

Durante la amena lectura del libro “Ser feliz en Alaska”, de Rafael Santandreu, he encontrado una referencia no menos curiosa a David Allen, algo que consiguió dibujarme una sonrisa de asombro, pues en una obra como la indicada que trata de la psicología cognitiva no me lo esperaba. Y ello me sirve de excusa perfecta para aprovechar estos días de vacaciones estivales y retomar nuevamente las publicaciones en el blog, pues he de reconocer que las nuevas responsabilidades profesionales me han impedido compartir nuevos post’s, pero han supuesto una prueba de fuego para mi sistema #GTD a consta de reforzar mis puntos débiles del sistema que dejo para otro post.

se-rfeliz-alaska-3d

Rafael Santandreu nos marca los pasos de aprendizaje para conseguir una fortaleza emocional óptima basándose en la psicología cognitiva:

  • “Orientarse hacia el interior (buscar el bienestar dentro de uno).
  • Aprender a andar ligeros (saber renunciar a todo).
  • Apreciar lo que nos rodea (aprender a apasionarse por la vida).”

Y para este post destaco lo referente a los “jefes”, pues aquellos que tenemos que llevar esa denominación en nuestras espaldas debemos de contribuir a mejorar la acepción de dicha palabra en el entorno laboral.

 “Asimismo, sería genial mejorar el orden, teniéndolo todo en carpetas bien claras. Un día de éstos te daré una formación sobre el libro Organízate con eficacia de David Allen y ya verás qué fantástico es llevar la agenda al día”.

Para Rafael Santandreu, o al menos así lo interpreto yo, el jefe es un formador, un modelador, una persona capaz de ilusionar a las personas con las que diariamente interacciona y que están bajo su ámbito de responsabilidad. En dos sentidos:

  • “entrar en una dinámica de trabajo excelente”
  • “vivir implicado en algo hermoso”.

La excelencia es obligatoria hoy en día en un mundo tan globalizado y competitivo, y sin duda es necesario que la implicación del trabajador sea máxima, y para ello comparto la experiencia que indica Rafael Santandreu sobre la “media hora” diaria de intercambio, formación, discusión y exposición de ideas con los trabajadores de tal manera seremos “el jefe racional [que] se centra en lo positivo y es muy pedagógico”.

 desk-602978_1920

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s